• USD 482.02
  • GBP 634.24
  • EUR 557.5
  • RUB 7.59
  • GEL 195.94
Հունիս 20, 2018
Armenidad, Últimas noticias
08.06.2018 | 22:37

¿Quiénes son los activistas que actúan bajo el nombre de religiosos?

Inspirados por la revolución de terciopelo, se han lanzado al ruedo ciertos grupos, que consideran como misión culpar a la Iglesia Armenia, a la Santa Sede y al Catolicós de Todos los Armenios. Y lo hacen con exabruptos y calumnias impropias de cristianos. Ahora es el momento de descubrir la verdad, para que la gente comprenda qué está sucediendo, quiénes son los que protestan, qué intereses y objetivos persiguen.

Hay un famoso dicho: cuando el enemigo actúa de manera manifiesta, es más fácil luchar contra él, pero cuando está encubierto, es mucho más difícil. Y ahora tenemos que vérnoslas con los que actúan disfrazados bajo el nombre de religiosos de la Iglesia Armenia, quienes condicionados por sus mezquinos intereses siembran odio, falsedad, calumnias, y difunden desinformación acerca de nuestros padres espirituales. En especial, intencionalmente, se pone en dudas la tarea realizada por el Patriarca Supremo de Todos los Armenios, Karekin II, abundando en infundadas acusaciones. Y lo hacen sin discriminar recursos ni métodos, empleando las redes sociales, los medios de difusión.

Lo preocupante es que a los que protestan, se han sumado los fieles de la Iglesia, que en realidad desconocen quiénes están detrás de todo esto; quiénes incitan a la contradicción, a la provocación, jugando con los sentimientos religiosos de la gente. El grupo de religiosos que protestan tratan de crear en la gente la impresión de que ellos se han rebelado para mejorar la Iglesia, mientras que la Santa Sede, el Patriarca Supremo y el clero se oponen a las mejoras propuestas por ellos. Ésta es una de las desinformaciones difundidas por este grupo, con la vil intención de incitar al odio hacia la persona del Vehapar. Mientras que la realidad es muy otra. La Iglesia Armenia nunca ha estado en contra de las mejoras internas. Esos cambios se están realizando hoy. Otra cosa es la falta de información acerca de qué obras realiza nuestra clase religiosa; estas cuestiones no son difundidas; las comunicaciones oficiales son demasiado caras. Por otra parte, nuestros religiosos son escuetos cuando se refiere a sus obras, consideran que es su deber servir a la Patria y a Dios, y que esas obras las deben hacer en silencio. De esa falta de información procuran aprovecharse quienes pretenden acosar a la Iglesia y al Catolicós.

Entonces, ¿quiénes son los que protestan continuamente desacreditando a la Santa Sede de Echmiadzín, a su jefe espiritual y a su clase religiosa?

El activista Hayr Koriun y las huellas de los otros sectarios

Comencemos de un poco más atrás.

Hace años, un cura ordenado con el nombre de Der Harutiún pasó a servir en el convento Surp Gayané. Más tarde se supo que antes de ser religioso, Der Harutiún, junto con su esposa, se ocupaba de la difusión de una secta, en Ereván. Cuando apareció en Surp Gayané con el nombre de religioso armenio, continuó con su tarea anterior, llevando a cabo los mismos métodos sectarios. Al lado de la Iglesia creó grupos, con la buena intención de elevar la consciencia religiosa en los hombres. Sin embargo, según la información que nos ha llegado acerca de la situación existente en los grupos, era otro el escenario. Allí los creyentes que frecuentaban, vivían una situación de esclavos, sirviendo a Der Harutiun. Y para que este servicio dirigido a su persona sea más productivo, se le permitió a los miembros del grupo establecerse en su casa, convirtiéndose ésta en un singular lugar de reunión. Cuentan que los creyentes lavaban los pies del sacerdote; que los mejores alimentos los guardaban para él, y lo que sobraba comían ellos. Tengamos en cuenta que éste es un comportamiento que caracteriza a las sectas. Estos hombres-zombies, encontrándose bajo la influjo psicológico del sacerdote y su mujer, han hecho todo eso como servicio hacia Dios. Sin embargo, en la realidad, se han comportado no según los mandamientos de Jesucristo, sino según las órdenes de Der Harutiun.

Pero esto no es todo: aprovechándose de su rol de religioso, se ha permitido abusos hacia las chicas jóvenes. Las protestas llegaron al Catolicós, y como castigo al sacerdote, fue suspendido, es decir, cesó su servicio religioso. Pasado cierto tiempo, después de la muerte de Der Harutiún, su mujer continuó con su obra “religiosa”, y se declaró “Señora”. Todos en la zona la conocen así y la llaman por ese nombre. Hoy el grupo funciona bajo las instrucciones y la supervisión directa de la Señora.

Y ahora surge la pregunta: “¿Qué conexión tiene Der Harutiun, su mujer autoproclamada “Señora” y el grupo creado, con los manifestantes de hoy? Se supo que la conexión es bastante cercana. La parte preponderante de los participantes en las manifestaciones contra el Vehapar, entre ellos, el activista Hayr Koryun, son miembros del citado grupo. Los que conocieron personamente a Der Harutiún dicen que Hayr Koryun, con su comportamiento, con su estilo sectario y con sus métodos, incluso con su aspecto externo, imita completamente a Der Harutiún.

Una prueba más: nos informamos que este religisoso activista que difunde noticias falsas contra el Vehapar, ya una vez fue expulsado por exigencia de la gente, del lugar de su servicio religioso: del pueblo Mrgashat, en el marz Armavir. Los habitantes del pueblo dirigieron numerosas protestas al Primado de la Diócesis, Sion Srpazan, y le solicitaron que el pueblo se libere de Hayr Koryun. Después del pueblo Mrgashat, pasó a servir al convento de Surp Gayané, y aquí se convirtió al grupo de la mujer de Der Harutiún y fue su soldado.

Y hoy, bajo el nombre de religioso armenio, esta persona que manifiesta un comportamiento de secta, y los miembros de su grupo, se reservan el derecho de anunciar que todos los Vehapar son agentes de la KGB.

Ayer unos cuantos jóvenes fieles se habían encontrado con Hayr Koryun. Estaban conmocionados y desilusionados al escuchar las cínicas palabras del sacerdote (les contó a los manifestantes acerca de su encuentro con el Vehapar, diciendo “lo maté al Catolicós”). Ellos se convencieron de que debajo del hábito de sacerdote, en realidad está oculta una persona que no tiene ninguna relación con el verdadero religioso, y que se ocupa de realizar acciones que destruyen la unidad de la iglesia, que incitan a la enemistad contra la Iglesia.  

Este grupo armó una carpa al lado de la iglesia Santa Anna, e hizo una sentada. Tiene como objetivo reunir a un grupo más grande de religiosos y de fieles, para llegar a la renuncia del Vehapar. El tono de ultimátum, el hecho de exigir la renuncia del Catolicós como única salida para la solución de los problemas, el categórico rechazo a las propuestas de la Santa Sede, prueban que estamos tratando con personas que no se comportan como cristianos.  Si son verdaderos cristianos, sabrán que las cuestiones eclesiásticas no se solucionan con métodos políticos, con mitines, con sentadas, y menos aún con calumnias, exabruptos, con difusión de noticias falsas. Esto es pecado. Y si ellos se guían por la Biblia, sabrán bien del mensaje de Dios: “No difames al líder del pueblo” “Escuchen a sus líderes y obedézcanlos…”

Traigo otro ejemplo de la Biblia. Cuando un grupo de religiosos y civiles se rebelaron contra Moisés, Dios los castigó: “La tierra se abrió y se los tragó a ellos y a los hombres que estaban con ellos”.

No es agradable a Dios la difusión de difamaciones e intrigas.

Arminé Simonyan


    Últimas noticias
    Calendario
    Lo más leído 
    Calendario litúrgico
    /