Si somos la nación cristiana más antigua del mundo, ¿por qué eludimos la enseñanza de los valores cristianos?

am es
ete-menq-asxarhi-amenahin-qristonya-azgn-enq--incou-enq-xousapoum-qristoneakan-arjeqneri-dasavandoumic

Emma Hovspeyan

Preocupados por una serie de temas de gran actualidad, como la eliminación de las materias de contenido armenológico correspondientes al programa escolar vigente; los cambios esperados en el sistema de educación; el despido de 450 empleados de la Universidad Estatal de Yerevan (YSU); entre otros asuntos, HAY DZAYN mantuvo una entrevista exclusiva con el ex viceministro de Educación y Ciencias, ex diputado de la Asamblea Nacional y profesor conferencista de la YSU, VAHRAM MKRTCHYAN.

HD- Sr. Mkrtchyan, ¿cómo evalúa los cambios que se han previsto en el plan de estudios, y en particular, qué piensa de las declaraciones del ministro de Educación y Ciencias en relación a la revisión de las materias de contenido armenológico?

VM- Mi valoración es, obviamente, negativa. El tema de eliminar las materias de estudios armenios de la escuela y de los institutos de enseñanza superior no está sujeto a discusión. Si la situación es tal, que amerite que quieran introducir nuevas materias, que lo hagan, pero no a expensas de las materias de estudios armenios.

HD- La principal de las argumentaciones que sostienen esa posición, es que hay muchas materias que redundan en estos temas. ¿Esta puede ser una causa fundamental para excluir, por ejemplo, las asignaturas Historia de la Iglesia Armenia o Estudio de la Nación Armenia de la currícula escolar?

VM- Creo que la historia de la Iglesia armenia es una de las partes más importantes de la historia armenia, y no podemos separarlas la una de la otra, por lo que si intervenimos en la materia sobre la Historia de la Iglesia armenia, significa que no queremos que la nueva generación sepa o esté educada en el espíritu de una parte de la historia armenia. Si somos la nación cristiana más antigua del mundo, ¿por qué eludimos la enseñanza de los valores cristianos? ¿acaso no se aplica la moralidad y la ética a todo?. Es decir, ¿no queremos que nuestros hijos reciban esa educación cristiana? Estoy en contra; no se puede intervenir en esa materia.

HD- El ministro de Educación a menudo enfatiza que debemos tener graduados con un pensamiento libre, que puedan criticar libremente. A primera vista, en términos de formar un pensamiento crítico, lo dicho se puede considerar un paso positivo, ¿pero acaso no tiene sus propios peligros?, ¿no es un arma de doble filo? De esa manera ¿no estamos educando a una generación de intolerantes, de negadores de todo, y de individuos que se referirán criticándolo todo?

VM- En distintas plataformas de la Unión Europea se habla acerca de ello y hay programas específicos que ayudan a los países de Europa del Este y los países integrantes que participan de las actividades de la Asociación Oriental, a fin de que cambien su forma de pensar asociada al sistema totalitario, luchen contra los dogmas, etc. El pensamiento crítico, en general, no es algo malo. Si por pensamiento crítico entendemos promoción de la intolerancia, o bien, si decimos liberarnos de los dogmas y bajo ese concepto entendemos Iglesia Apostólica Armenia y conservación de los valores nacionales, entonces no necesitamos ese tipo de pensamiento crítico. Ahora, cuál funcionario entiende qué cosa por pensamiento crítico, no lo puedo decir; el concepto en sí mismo no es malo, pero lo correcto es su dosis moderada, y si se cruza el límite, se convertirá en un caos".

HD- Según su opinión, en términos generales ¿Qué situación existe actualmente en nuestro sistema educativo, tanto en la escuela como en los institutos de enseñanza superior?

VM- Voy a hablar con un ejemplo concreto. Como resultado del nuevo cambio, a 450 colegas de la YSU se los priva de sus cargos científicos. Entre los 450, más de 200 sólo trabajan como personal científico, son investigadores y pierden su único trabajo; el resto, trabajaba bajo el principio de la simultaneidad, también enseñaban, y esto les causará una reducción de su salario, sin más. Esta decisión ya es inaceptable. Hemos creado un Comité Universitario, y lucharemos seriamente por ello.

Nuestra demanda es la siguiente: nosotros decimos que, en términos generales, la financiación básica, en definitiva no puede ser competitiva, porque particularmente en las ciencias experimentales, donde hay equipamientos, laboratorios, cooperación con los mejores centros extranjeros, no pueden pretender competir con los montos del presupuesto. El artículo 23, inciso 4, de la ley “sobre Actividades Científicas y Técnico-científicas” hace referencia a las tres direcciones del financiamiento para las ciencias, la primera de las cuales es la financiación básica. Esto significa que el Estado sólo financia determinadas tendencias científicas para su desarrollo y previsibilidad, mientras que las reglas de competencia que actualmente se están planteando, se las interpreta como subvenciones.

Ahora, nuestras nuevas autoridades han formulado que, si es una subvención, sí o sí debe ser competitiva; pero aquí hay un malentendido, esto no se refiere a los laboratorios con fondos básicos. Independientemente de si forman parte de la Fundación YSU, o de cualquier otra institución académica, o son laboratorios independientes, estos deben ser básicos, y al respecto hemos realizado un serio trabajo organizativo con otros investigadores de nuestros institutos. Ahora hemos enviado una carta por escrito al gobierno, en la persona del primer ministro Nikol Pashinyan; si nos escuchan, cancelarán todo y todo entrará en su sitio; si no lo hicieron, haremos marchas, saldremos a las calles y defenderemos nuestros derechos.

Noticias

Las más leídas

Noticias similares