Ni siquiera hay señales esperanzadoras de que Azerbaiyán abandone la prédica de la guerra. Defensor de los derechos humanos de Artsaj (video)

am es
nouynisk-housadrox-nsouylner-ckan--or-adrbejane-khrajarvi-paterazmi-qarozic-arcaxi-mip-tesanyout

Emma Hovsepyan

En esta oportunidad, publicamos una entrevista exclusiva que HAY DZAYN mantuvo con el defensor de los DDHH en la República de Artsaj, ARTAK BEGLARYAN, acerca de la situación vigente en esa materia, acerca de las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales, y de las negociaciones sobre la cuestión de Karabagh.

"Tan sólo la circunstancia por la cual la República de Artsaj no participa en las negociaciones ya significa que éstas no son inclusivas. Las voces y los votos de los residentes en Artsaj no están representados en las negociaciones. Naturalmente, aquí hay violaciones. Este es un tema bastante politizado, pero también tenemos muchas otras violaciones condicionadas por el conflicto. El hecho de que haya una política armenofóbica en Azerbaiyán, de la cual todos los armenios somos un blanco, crea amenazas bastante serias, especialmente para la vida, la seguridad y otros derechos de los habitantes de Artsaj, de los cuales hemos sido testigos durante la Batalla de abril de 2016", señaló Beglaryan.

Según nuestro interlocutor, las violaciones perpetradas por Azerbaiyán no se circunscriben a las mencionadas anteriormente. "Hay además otras violaciones permanentes, nuevamente condicionadas por el comportamiento de Azerbaiyán. Estos incluyen, por ejemplo, los derechos socioeconómicos, cuando a causa de Azerbaiyán miles de hectáreas de tierra no pueden ser convenientemente cultivadas o transformarse en irrigables, incluyendo la distribución del agua del famoso (reservorio, n.t.) Sarsang. Hay otras cuestiones, por ejemplo, sobre la libre circulación; recordemos las "listas negras"... Esto significa que también se violan los derechos de los extranjeros. Es un problema la puesta en marcha del aeropuerto: debemos poder usufructuarlo. Esto viola o limita directamente nuestros derechos".

Beglaryan también abordó la cuestión de si los armenios y los azeríes hoy están preparados para la paz. El funcionario señaló particularmente: "Estamos más preparados para la paz que la sociedad azerbaiyana. Eso es definitivamente así. Pero como un conflicto siempre tiene al menos dos partes, entonces siempre es necesario que todas estén listas para la paz. Y si un lado no se prepara para la paz, sino que se prepara para una guerra, su oponente simplemente no puede prepararse para la paz".

De todas formas, nuestro interlocutor no es optimista en la solución final del conflicto, especialmente debido a la política de Azerbaiyán; "Si estas perspectivas fueran visibles, eso sólo hubiera sido posible cuando Azerbaiyán abandonara la prédica de la guerra y de la armenofobia. Pero no hay siquiera un vestigio esperanzador para eso. Azerbaiyán es consistente en su política anti-armenia, lo que significa que el conflicto no podrá resolverse en el futuro previsible".

Noticias

Noticias similares