La “política de ascensor” sigue su curso

am es
verelakayin-qaxaqakanoutyoune-sarounakvoum-e

De acuerdo con Vladimir Karapetyan, secretario de prensa del primer ministro de Armenia, Nikol Pashinyan, durante el 10º aniversario de la Asociación Oriental "se desarrolló una breve charla, en la que se refirió la situación en la línea de contacto”. Es decir, un intercambio pensamientos sobre la situación. Recordemos que los "contactos breves" de los líderes de los dos países comenzaron durante la reunión en Dushanbe en el marco de la CEI y continúan hasta el día de hoy.

Sin embargo, la cuestión clave que preocupa a los expertos es si estos contactos cortos, que llevan el nombre de  "política de ascensor" o negociaciones, son favorables para Armenia y Artsaj. En primer lugar, después del conocido encuentro, los medios de comunicación afines al gobierno difundieron la opinión de que la situación en la frontera mejoró considerablemente.

Los continuos encuentros durante las conferencias y reuniones cumbre en diferentes formatos, fueron presentados por los medios de comunicación elogiosos del poder como un serio progreso en la cuestión de Artsaj, y que es importante el mantenimiento del alto el fuego en la frontera. A pesar de las semejantes expectativas optimistas, la realidad era diferente y, desafortunadamente, en la frontera el fuego de los francotiradores continuó y también hubo víctimas.

Mientras tanto, tuvo lugar una movilización en las posiciones de Azerbaiyán y su proceso de consolidación durante el así denominado “alto el fuego de ascensor”. El primer caso notorio fue el movimiento de las posiciones enemigas cercanas a la aldea de Arení, en la frontera con Najichevan, como resultado de lo cual el camino a Syunik, al sur de la República de Armenia, se vio sujeto a fuego azerbaiyano.

Aprovechando el llamado "alto el fuego", Azerbaiyán comenzó a realizar trabajos de ingeniería a gran escala para fortalecer sus posiciones. Señalemos, que en el pasado también se hicieron intentos similares, sin embargo, el fuego regular de la parte armenia por entonces obligó al oponente a discontinuar esos trabajos.

Esta vez, bajo el pretexto del mantenimiento de los acuerdos ascensoriles, a la parte armenia se le prohibió abrir fuego, mientras que los azerbaiyanos lograron completar su trabajo y fortalecer significativamente sus posiciones. Anteriormente, Azerbaiyán no daba importancia al fortalecimiento de esas posiciones, ya que consideraba que esa línea de defensa era provechosa para el lado armenio.

Sin embargo, la Batalla de Abril demostró que las fuerzas armadas armenias no sólo podían defenderse sino también atacar y liberar con éxito nuevos territorios. Y si para Azerbaiyán la vida de sus propios soldados no tenga valor, y aunque les cueste mucho hacerse a la idea de la posible pérdida de nuevos territorios,  aprovechando consecuentemente nuestra diplomacia de ascensor, ellos refuerzan la línea de contacto.

Noticias

Noticias similares